Loading...

Edificios sin hipoteca energética: ¿Passivhaus?

Nos encontramos en un momento histórico en lo que se refiere al uso de los recursos energéticos y en el que existe la percepción que algo debe cambiar. La crisis medioambiental aún no resuelta y el agotamiento de los recursos energéticos fósiles, nos lleva a cuestionarnos, la validez de los procedimientos empleados hasta la fecha, y nos induce a aplicar principios que reduzcan nuestra dependencia energética y nuestro impacto al medio ambiente. Por lo tanto estamos obligados a una sostenibilidad que se presenta como única alternativa posible.

En la Directiva de la unión europea 2010/31, se toma el compromiso de establecer, un sistema energético sostenible, competitivo, seguro y descarbonizado: reduciendo las emisiones de gases efectos invernaderos, aumentando la proporción de energía renovable consumida con vías a conseguir un mayor ahorro energético y mejorando la seguridad energética, la competitividad y la sostenibilidad de Europa.

El lo que concierne a la edificación, debemos ser conscientes que el coste de un edificio va más allá del coste de su construcción: la demanda energética y su mantenimiento a lo largo de su vida útil, son costes a tener en cuenta. 

Esta idea aparentemente sencilla, no se encuentra por desgracia, en la conciencia de la mayoría de la población española y sin embargo, es clave para entender que la eficiencia energética es el futuro de la edificación.

Un edificio que no disponga de una envolvente óptima, bien aislada y con un control de las filtraciones de aire y de los puentes térmicos, se verá pronto obsoleto. Es en este punto, donde la casa pasiva, contribuye al equilibrio entre la economía y la construcción: un buen diseño con un aprovechamiento óptimo de la energía solar.

Somos conscientes de que el mayor obstáculo para su aplicación, no es otro que la falta de cultura energética en nuestra población debido a la disponibilidad de energía fósil asequible en los últimos años.

Habida cuenta de la longevidad de un edificio y de la escalada del coste de la energía, la hipoteca energética comenzará en los próximos años a ser un factor determinante en la compra o alquiler de cualquier inmueble, que deberá sumarse a la tradicional hipoteca inmobiliaria.

Es en este contexto energético de la edificación es donde nace la casa pasiva Passivhaus, aportando una perspectiva a la que no estamos acostumbrados. Passivhaus lo que propone es “construir para consumir la mínima energía necesaria”, aportando para ello un procedimiento, tanto en el diseño, como en la ejecución y que permitan conseguir edificios con demandas energéticas muy bajas logrando un confort térmico.

Este aspecto nada despreciable es tan sólo uno más de los que se deben contemplar si deseamos apostar por una sostenibilidad. Deberán sumarse otros aspectos, como los consumos de los recursos y energía durante el proceso de transformación, transporte y colocación de materiales de construcción, así como su posibilidad de recuperación, mediante la gestión de residuos.

Un edificio Passivhaus reducirá al máximo la demanda de energía y su principal valor es el rigor del diseño, cálculo y ejecución de las obras de forma que puedan garantizar que los valores teóricos calculados se ajusten a los valores reales del edificio construido.

Por otra parte, la aparición de normativa cada día más exigente en el ámbito del ahorro energético, presionarán a la baja de las viviendas poco eficientes, a favor de las más eficientes. “Construir, rehabilitar hoy, sin criterios de ahorro energético, no es la mejor inversión”

Bibliografía:

  • Directiva de la unión europea 2010/31
  • Passivhaus Institute
  • Guía del estándar Passivhaus. Fundación de la energía de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario


Fernando Vicente Antón Baeza. Arquitecto Técnico. Ingeniero de Edificación. Colegiado nº 01887.
Telf. 687 73 06 04 - info@fernandoanton.es
Alcalde Josep P. Verdú, 3 - 03560 El Campello - Alicante.
Pintor Lorenzo Casanova, 19 - 03003 Alicante.