Loading...

La rehabilitación energética como principio para la mejora de la salud.

Introducción.-

En el último Congreso de la World Wildlife Fund (WWF), Fondo Mundial para la Naturaleza,  una de las mayores organizaciones conservacionistas e independientes de fama mundial, celebrado el pasado año 2017, se propueso como objetivo, examinar los efectos positivos de la rehabilitación energética de viviendas en España para la mejora de la salud de los ciudadanos y la mejora del comportamiento de los edificios en los próximos años frente al cambio climático.

Salud y urbanismo

«Las primeras leyes urbanísticas fueron en realidad sanitarias. La salubridad se constituyó en el primer objetivo de la ordenación urbana con el resultado de una reducción de las desigualdades en salud y mejora notable de la esperanza de vida» (1).

«Los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible; por tanto tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza»(2)

La Salud y la rehabilitación urbana

A modo de resumen, se concluyó que los mayores impactos en la salud están relacionados con tres factores:

  • Existe una falta de adecuación de los edificios para cumplir con los objetivos de protección de sus habitantes frente a las condiciones climáticas desfavorables. La calidad de la vivienda influye directamente en el estado de salud.
  • La existencia de grupos vulnerables por edad que se ven afectados en mayor medidad por las nuevas condiciones climáticas. Estos grupos son, los mayores de 65 años, los niños y las personas enfermas con grupo de riesgo. En España, el envejecimiento de la población se cruza con una mayor morbilidad estructural y una menor capacidad de adaptación a las nuevas condiciones climáticas.
  • La imposibilidad de muchos hogares de hacer frente a los gastos de mantenimiento y conservación de viviendas, climatización en invierno y verano, así como la falta de invesión en las medias de rehabilitación de edificios.

Los ingresos reducidos de parte de la población afectada por la crisis o en situación crónica de riesgo de probreza, limita el acceso a una vivienda adecuada a estos grupos sociales. A menudo las viviendas de bajo alquiler, son insalubres y tienen problemas higrotérmicos que afectan a la salud física.

La incorporación de la salud en los programas de rehabilitación, implicaría en los hogares de especial vulnerabilidad, la inversión necesaria de caracter público que compensaría con ahorro un gasto sanitario y social. Una rehabilitación energética, disminuye enfermedades provocadas por el frío y la humedad y mejora el impacto acústico.

Sin embargo, este concepto no se recoge de una forma global en los documentos legislativos del Suelo, Rehabilitación urbana y Código Técnico de la Edificación, en el que si se plantean exigencias básicas de higiene y salud.

La organización mundial de la salud, OMS, reconoce que la salud pública sufre a causa de la vulnerabiliad de las viviendas frente al impacto del cambio climático, como inundaciones, temporales, o condiciones meteorológicas extremas. Se necesitan esfuerzos eficaces que traten de mitigar la problemática de la vivienda, el medio ambiente y la salud de manera global.

Población afectada

Principios para la salubridad en las viviendas

Las principales variables que influyen en las condiciones de habitabilidad de las viviendas son las condiciones de temperatura, humedad, el soleamiento, la iluminación, la ventilación y el aislamiento frente al ruido.

La situación de disconfort en el interior de las viviendas se producen mayoritariamente en las viviendas más antigüas, en las que no es posible mantener las condiciones higrotérmicas adecuadas, si no es mediante una aporte constante de energía. Además del impacto social, existe una repercusión económica por la necesidad médica de la personas, así como en el absentismo laboral y escolar.

Uno de los impactos que se espera es el incremento del número de olas de calor y de los extremos que se alcancen. En las grandes ciudades, por ejemplo, se unirá el fenómeno de isla térmica, que modifica el clima regional por la concentración de la gran inercia térmica que se produce en superficies asfaltadas que actúan como disipadores de calor. El incremento e intensidad de las olas de calor supone un efecto sobre la salud de las personas y se precisa acondicionar estas para cumplan los requisitos de habitabilidad.

Relación entre temperatura y mortalidad

Un estudio realizado por el grupo Marmot Review Team, publicado en 2011, concluía los problemas derivados de salud derivados de las bajas temperaturas.

  • Los países con viviendas más eficientes energéticamente tienen una menor incidencia la mortaliad invernal.
  • Existe por tanto, una relación entre la mortalidad invernal y las bajas temperaturas en el interior de las viviendas.
  • La salud mental se ve afectada negativamente por las bajas temperaturas en las viviendas.
  • Las bajas temperaturas en las viviendas afectan al rendimiento escolar y auemntan el riesgo de accidentes en el hogar.

Según la investigación realizada la relación entre la temperatura y la mortaliad suele tner forma de «U».

Conclusiones.-

  • Según el programa Diágnóstico Energéttico del Hábitat Urbano impulsado por la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) y el CENER (Centro Nacional de Energía Renovables), las calidades constructivas desde el punto de vista de la demanda energética y el confort térmico son francamente deficientes.
  • La política de rehabilitación de edificios y regeneración urbana no tiene puesto el foco en los aspectos sociales, ni en integrar la salud como elemento principal en la definición del urbanismo y la regeneración urbana.
  • Se considera que la rehabilitación debe ser parte del nuevo modelo de desarrollo que debemos construir.
  • La salud es un elemento clave para acercar las políticas de rehabilitación de edificios y de  regeneración urbana a la ciudadanía.
  • En el estudio efectuado, las posibilidades de reducción de la demanda energética, especialmente de calefacción, son muy importantes, situándose entre un 43% y un 67% de la demanda de los edificios en su estado actual, con mayor potencial en el municipio de climatología más benigna.
  • Las soluciones que se recomiendan pueden ser la incorporación de un sistema de aislamiento exterior (SATE) o mediante paneles aislantes interiores.

(1) Manifiesto de Mahón. Urbanismo y Salud Pública 2012.

(2) Principio 1 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y Desarrollo.

Bibliografía:

  • Rehabilitación energética de vviendas WWF España 2017.
  • Ministerio de industria y fomento para el desarrollo de energía IDAE.
  • Agencia Estatal AEMET.

Deja un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fernando Vicente Antón Baeza. Arquitecto Técnico. Colegiado nº 01887.
Telf. 687 73 06 04 - info@fernandoanton.es
Alcalde Josep P. Verdú, 3 - 03560 El Campello - Alicante.
Pintor Lorenzo Casanova, 19 - 03003 Alicante.